Notícies/Noticias

Base animal de las explotaciones porcinas

Posted by:

Base animal de las explotaciones porcinas

 

 Fuente: Granja de multiplicación. Cataluña.

La genética es la herramienta  fundamental para poder cambiar conceptos que van quedando un poco anticuados ( máxima producción vs producción óptima).

Con  este artículo no pretendo dar lecciones, ni mucho menos, clases de genética a los lectores. Simplemente, quiero comentar mi opinión personal sobre las necesidades actuales en las granjas porcinas. Para dar respuesta a cuestiones que últimamente se me plantean.

  • La introducción de razas híper prolíficas.
  • La creación de líneas sintéticas y el uso de técnicas de genética molecular para detectar la presencia o ausencia de determinados genes ( relacionados con la resistencia a enfermedades, por ejemplo).
  • Creación de animales transgénicos, para mejorar el aprovechamiento del alimento y la excreción de substancias contaminantes del ambiente ( como mejorar la absorción de fósforo de la dieta).

 

                                           Fuente: Granja de ciclo abierto. Lleida – Cataluña.

Todas estas alternativas hacen que debamos analizar muchos factores antes de contestar preguntas como: ¿Cuál es la mejor genética? ¿Qué genética me recomiendas para mi granja? ¿Qué reproductor o semen puedo escoger para obtener mejores resultados (relación costo/efectividad), en mis  circunstancias?.

Que se espera actualmente de la genética en producción intensiva:

 –        Aprovechar las ventajas costo/beneficio.

–         Mejorar los objetivos de producción.

–        Obtener un Producto de mejor calidad:

  • Bienestar animal.
  • Calidad de la canal y la carne.
  • Gestionar de mejor manera el impacto ambiental.
  • Costo de producción.

 

                                                 Fuente: Granja de engorde. Lyon – Francia.

Aprovechar las ventajas costo/beneficio.- Desde hace ya varios años sabemos que el cruzamiento de individuos que pertenecen  a poblaciones que han estado mucho tiempo sin reproducirse entre sí (dos razas distintas o dos líneas diferentes de la misma raza) suelen dar animales con mejores características reproductivas.

–        Por ejemplo: Las hembras suelen tener del orden de un 10 % más del tamaño de la camada y los machos una líbido mejor.

 Mejorar los objetivos de producción.- Para lograr los objetivos marcados, resulta muy importante, tener en cuenta principalmente:

 –        los índices técnicos de los ascendentes y descendientes.

–        El índice de conversión, la velocidad de crecimiento e inclusive la resistencia al estrés para evitar la carne PSE o DFD.

–        La conformación de la canal: Buen desarrollo del tercio posterior.

Por tanto, la selección de los reproductores es un factor determinante.

 

                                           Fuente: Granja de multiplicación. Lleida – Cataluña.

 Obtener un producto de mejor calidad.- Esto depende sobre todo del tipo de mercado para el que se quiera producir, y los mercados siempre están influenciados por las prioridades del consumidor. Donde yo vivo suelen decir “ Quien paga manda”.

  • Bienestar Animal.-  La verdad, es que últimamente los granjeros han detectado algunos problemas en cuanto al manejo de las cerdas en gestación, debido a la obligación de cambiar  los boxes individuales por los patios. Actualmente tenemos muchos problemas de cojeras en las cerdas alojadas en grupo, indistintamente del sistema de alimentación utilizado. Cuando se pensó en cambiar de instalaciones a los animales, creo que a nadie se le ocurrió que esos animales se tendrían que adaptar a las nuevas condiciones. Es decir, que necesitamos animales más resistentes, menos sensibles a la competencia, menos jerárquicos o más dóciles.
  • Calidad de la canal y de la carne.- Este concepto es muy subjetivo. En España, por ejemplo, una parte de los consumidores prefieren consumir carne magra, con poco contenido de grasa, mientras que para otra parte de los consumidores es “ mejor” la carne con infiltración de grasa intramuscular que le confiere un sabor característico. Lo importante en este caso es definir muy bien para qué mercado queremos producir y encontrar la genética adecuada.
  • Gestionar de mejor manera el impacto ambiental.- Para nadie es desconocido que tenemos un problema muy grande con la gestión del estiércol. Hoy en día se necesitan animales que aprovechen mejor la alimentación o diseñar alimentos para que pueden ser mejor digeridos por los animales que tenemos. La pregunta es: “¿qué es más fácil?” o “¿qué es más barato?”. Necesitamos animales más resistentes, es decir que no tengan que utilizar parte del alimento que le suministramos para “defenderse”,  del hábitat donde le hemos colocado y así poder desarrollar un crecimiento adecuado al que se espera de su genética.
  • Costo de producción.- En este punto es donde explico la frase de la introducción, la genética que debemos, o debería decir que podemos utilizar. Es la que se adapta mejor a nuestras necesidades ( a nuestra explotación), el productor no es quien fija el precio de venta de sus animales. Por tanto, su influencia se reduce a como produce sus animales, o mejor dicho cuánto le cuesta producir sus animales. Tener siempre en cuenta que un animal “mejorado” no se puede alimentar con soluciones caseras ( un coche de formula 1 no va con gasolina super) o una raza criolla no producirá más de lo que su genética le deje aunque la alojemos en “ un hotel cinco estrellas”. O también puede pasar lo contrario, recuerdo un comentario que me hicieron la última vez que estuve por Argentina “mis cerdas blancas mejoradas se me quemaron con el sol”.

 

                           Fuente: Granja de producción semi intensiva. Misiones – Argentina.

 En el caso concreto de Centro y Sudamérica, dejadme que rompa una lanza por esa raza de cerdos “ poco atractiva”, pequeña, poco productiva, negra, entre otros males. Y que por otro lado está perfectamente adaptada a la zona, es mucho más rustica, no necesita grandes instalaciones, come lo que le damos y además es autóctona de nuestros pueblos. Me refiero a esa raza que posiblemente está en peligro de extinción, y que diseñando programas sanitarios y de cruzamientos adecuados sería una buena alternativa por “el potencial” tan grande que tiene. Si, aquella a la que solemos llamar “criolla”.

En resumen, el mercado define la genética a utilizar. La genética necesita una determinada alimentación. La alimentación está influenciada por las instalaciones, y las instalaciones que tenemos o debemos tener dependerán de cuanto podemos ganar con la venta de nuestro producto a un determinado mercado.

Motivo por el cual pienso que otra estrategia importante para mejorar la rentabilidad de las empresas porcinas, es sin lugar a dudas “educar al consumidor”.

 M.V.Z.  Marco A. Jacho López.

Inti veterinaris

marco@intiveterinaris.com

0


About the Author: